OIM MEJORA LA SEGURIDAD Y EL BIENESTAR DE LAS POBLACIONES AFECTADAS POR EL VOLCÁN DE FUEGO


Date Publish: 
Thursday, December 27, 2018

Ciudad de Guatemala, 26 de diciembre de 2018.- La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha concluido exitosamente la ejecución del proyecto de respuesta amplia a la emergencia por el Volcán de Fuego, la cual contribuyó con el mejoramiento de la seguridad y el bienestar de las personas ubicadas en los Albergues de Transición Unifamiliares (ATUS), de Alotenango, Sacatepéquez, y Escuintla y fortaleció los sistemas de actuación interinstitucional en este tipo de contextos.

“Como parte de una iniciativa del Sistema de las Naciones Unidas (SNU), la OIM tuvo a su cargo la construcción de un muro de contención para generar las condiciones aptas, estabilizar el terreno y brindar seguridad y protección a las familias, principalmente a la niñez que juega y se recrea”, aseguró Jorge Peraza Breedy, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala y Honduras.

“También se dejaron capacidades instaladas en la Municipalidad de Alotenango con la donación de equipo de cómputo para un manejo adecuado de los sitios colectivos; la formación de funcionarias y funcionarios de institucionales locales, sociedad civil y otros organismos internacionales para la adecuada gestión del riesgo; y todo lo relacionado con la seguridad industrial”, añadió.

La OIM hace un llamado a las autoridades a cargo y a la población beneficiaria para asegurar la sostenibilidad de los ATUS en los próximos meses. “Recordemos que estos esfuerzos se realizaron en una etapa transicional y que aún hay temas pendientes para lograr la reconstrucción; la Organización también acompañará estos trabajos”, enfatizó Peraza.

Luego de la erupción inicial el pasado 3 de junio de 2018, la OIM junto a un equipo interagencial del Sistema de las Naciones Unidas, se movilizó al lugar para hacer un recuento de las necesidades inmediatas en los albergues y se puso a disposición del gobierno a través de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP), para brindar una respuesta integral con enfoque de derechos humanos.

La Coordinadora Residente del SNU solicitó al Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF), administrado por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas, un monto de 11.6 millones de quetzales (unos USD$1.55 millones de dólares) para ocho proyectos. La OIM ejecutó USD$319,980.00 de esta asignación.

El fondo permitió la realización de tres rondas de encuestas con la metodología de la Matriz de Seguimiento de Movilidad Humana (DTM por sus siglas en inglés), un aporte para la focalización de la ayuda de la ayuda internacional y nacional. También la entrega de equipo informático a la SOSEP para poner en marcha Sistema Integrado de Registro en Alberges (SIRA) y la implementación de una metodología de identificación de las personas albergadas.

También con el fortalecimiento de la gestión y coordinación de los ATUS mediante capacitaciones a las comisiones organizadas por las y los habitantes de acuerdo a lo establecido en la Guía Nacional de Albergues. Las sesiones de formación fueron acompañadas por Cruz Roja Guatemalteca, el Proyecto Concern Internacional (PCI), Save the Children, Plan Internacional y el socio ejecutor Cooperazione Internazionale (COOPI).

“Nuestro esfuerzo en estos últimos seis meses estuvo centrado en la generación de capacidades institucionales a nivel central y local, pero sobre todo acompañar a la población en la recuperación y el rencauce de sus proyectos de vida luego de perderlo todo; protegerles y proveerles de condiciones de seguridad en los momentos más vulnerables”, indicó Sebastian Berkovich, Coordinador de Respuesta de esta organización.

La emergencia del volcán de Fuego dejó 1.7 millones de personas afectadas, casi 13 mil desplazadas, 256 desaparecidas y 169 fallecidas. Los departamentos más afectados fueron Sacatepéquez, Escuintla, Chimaltenango y Guatemala. Permanecen 750 viviendas y 5 carreteras nacionales en riesgo, según datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).